¿La ecología nos hará más felices?

Playa contaminada con basura

El cambio climático, la contaminación y la deforestación son temas cada vez más preocupantes. Y yo me pregunto: ¿la ecología nos hará más felices?

No sé tú, pero yo me siento impotente y sin saber cómo podemos hacer una diferencia y dejar un mundo ¿mejor? a las generaciones que nos siguen.

Pero seamos honestos: la cosa está difícil…y llevo años reciclando pero frustrándome al ver a mis vecinos separar mal la basura, o consumiendo monstañas de plástico o comprando ropa sin ton ni son.

A pesar de sentirme como David y Goliat, sigo reciclando. Porque siento es una obligación ser ecológicos.

Para mí, ser ecológico significa ser consciente de nuestras acciones y cómo estas afectan a nuestro entorno.

Y mira, hoy me ha dado por pensar en que cuando somos ecológicos nos acercamos a una vida más plena. Aunque me parezca una obviedad, en su sentido más integral, aterrizo la idea para llevarlo a hechos prácticos. 

Para comenzar, ser ecológicos nos refuerza el sentido de un propósito. Si somos conscientes de nuestro impacto en el medio ambiente, encontramos un propósito significativo al hacer nuestra parte para protegerlo. Saber que nuestras acciones tienen un impacto positivo en nuestro planeta nos da un sentido de propósito y contribución, lo cual es una fuente importante de felicidad.

Es una manera de ahorrar. Y para, para, que ya te veo venir. Sé que estás pensando que cuando compras productos «bio» te sacan un ojo de la cara. Pues mi punto es el siguiente: si reduces el consumo de energía eléctrica o de agua, reducimos nuestras facturas y aumentamos nuestra sensación de control sobre nuestras finanzas. si utilizas el transporte público o caminas, o vas en bicicleta, no tienes que pagar gasolina o parkings. Todo son ganancias.

Mejora tu salud: Por ejemplo, si usas menos productos químicos en la casa, puedes reducir tu exposición a sustancias tóxicas y mejorar tu salud en general. Si optas por por alimentos orgánicos y frescos de esos «bio» que cuestan un poco más caros, además de que están mucho más ricos, mejoras tu nutrición y te recudes el riesgo de contraer enfermedades y pagar su alto precio más adelante.

Mejora las relaciones: Si compartes recursos como el transporte, espacios de coworking, o incluso, si te organizas con colegas para limpiar una zona verde cerca de donde vives, etc…son prácticas que favorecen a contaminar menos, y te hacer un ser más sociable… y mira tú por dónde, las relaciones son una fuente importante de felicidad en tu vida y la de cualquier otra persona.

¿Cómo lo ves? Puede colar, ¿no?: la ecología nos acerca a la felicidad porque nos da un sentido de propósito, nos permite ahorrar dinero, mejora nuestra salud y nuestras relaciones.

¿Te he convencido un poquito de que la ecología nos hará más felices?

Cada pequeña acción que tomes para proteger nuestro planeta puede tener un impacto significativo en nuestro bienestar y el de las generaciones futuras.

Así que piénsatelo la próxima vez que compres algo: reduce, reutiliza, recicla 😉

Te comparto estos recursos gratis que espero puedan ayudarte a organizarte mejor:

No me imagino cómo, pero deseo que este post haya logrado ahorrar algún kilogramo de CO2 al planeta 🙂

Abrazos,

Firma Selva Ramírez