El mito de ser multitarea

Ser multitarea según la RAE es ejecutar varias tareas de manera concurrente.

Son muchas las personas que lo practican por defecto, con la sensación de que están siendo más productivas, previniendo la procrastinación, y por lo tanto, ahorrando tiempo y dinero.

Pero qué hay de cierto en todo esto? Y quizás más importante: qué pasa dentro de ti cuando eres multitarea?

En este episodio de Por Cuenta Propia, conversamos sobre este tema… ¡prometo que no te dejará indiferente! 

¡Dale al play!

Si lo prefieres, puedes escuchar el podcast desde tu plataforma favorita: SpotifyApple PodcastsAmazon musicPodbean, iVooxPlayerFM.

¿Por qué es importante que tomes consciencia sobre tu tendencia a ser multitarea?

Para nadie es un secreto que vivimos en un mundo de locos, donde se le da mucho valor a la inmediatez y a la productividad. Muchas veces al día, me descubro a mí misma intentando hacer varias cosas a la vez. Por eso te invito a que pongas atención en tus acciones el día de hoy: seguramente te sorprenderás a ver que probablemente tú también eres una superwoman/man de las multitatareas.

Creemos que la multitarea es la clave para ser más productivos y eficientes, pero ¿es realmente así? Si has escuchado el podcast, ya sabes de qué va la cosa. Pero si eres de los que prefieres leer, aquí te comparto algunas ideas sobre el tema y sobre todo, mi objetivo es que exploremos a fondo por qué es importante que dejes de ser multitarea y cómo esto puede tener un impacto significativo en tu productividad y bienestar general.

El mito de la multitarea

La multitarea ha sido considerada durante mucho tiempo como una habilidad valiosa. Sin embargo, a medida que la investigación científica avanza, se ha vuelto evidente que la multitarea no es tan efectiva como se pensaba. En realidad, nuestro cerebro no está diseñado para realizar múltiples tareas de manera eficiente. Cuando tratamos de hacer varias cosas a la vez, nuestra atención se divide y nuestra capacidad para concentrarnos en cada tarea disminuye drásticamente. En el podcast, hablamos de muchos ejemplos…pero hay uno que me parece muy ilustrativo: la madre que sale corriendo de casa, con todo a cuestas (llaves, mochila, cochecito de bebé, bolso, paraguas…), todo a cuestas, ¡menos a su hija pequeña que se la ha dejado en casa!

Enfoque profundo y calidad del trabajo

Cuando dejamos de ser multitarea y nos enfocamos en una sola tarea a la vez, nuestra capacidad para lograr un enfoque profundo aumenta exponencialmente. Esto significa que podemos sumergirnos a consciencia en la tarea que estamos realizando, lo que nos permite producir un trabajo de mayor calidad. Imagina la satisfacción de completar una tarea de manera excepcional en lugar de hacer varias tareas de manera mediocre.

Reducción del estrés y la ansiedad

La multitarea constante puede llevar a niveles elevados de estrés y ansiedad. Saltar de una tarea a otra puede generar una sensación de agobio y agotamiento mental (eso, ¡sin hablar de que aumenta la probabilidad de cometer errores!). Al enfocarnos en una tarea a la vez, reducimos la presión sobre nuestro cerebro y permitimos que funcione de manera más efectiva. Esto no solo mejora nuestra productividad, sino que también contribuye a la sensación de tener una vida en armonía.

Mayor eficiencia en la toma de decisiones

Cuando nos dedicamos por completo a una tarea, somos capaces de tomar decisiones más informadas y acertadas. La multitarea puede dificultar nuestra capacidad para evaluar todas las opciones disponibles y tomar decisiones sólidas. Al dejar de ser multitarea, nos brindamos la oportunidad de analizar cada situación de manera más profunda, lo que resulta en decisiones más eficientes y efectivas.

…y tú me dirás: Vale, soy una yonkie de la multitarea. ¿Cómo puedo dejar de serlo?

Dejar de ser multitarea no es algo que suceda de la noche a la mañana, pero es una habilidad que vale la pena desarrollar. Hay muchos caminos que puedes tomar, pero te traigo aquí una serie de consejos prácticos que espero te ayuden (y me ayuden a mí también ;-)):

Establece prioridades

Identifica las tareas más importantes y urgentes, y concéntrate en completar una tarea antes de pasar a la siguiente. Establecer prioridades te ayudará a mantener el enfoque en lo que realmente importa.

Aplica la técnica pomodoro

La técnica pomodoro consiste en trabajar en bloques de tiempo enfocados en una tarea específica, seguidos de un breve descanso. Esta técnica puede aumentar tu productividad y ayudarte a evitar la tentación de la multitarea.

Elimina las distracciones

Cuando te dedicas a una tarea, elimina todas las distracciones posibles. Apaga las notificaciones del teléfono, cierra las pestañas irrelevantes en tu navegador y crea un entorno propicio para el enfoque.

Practica la atención plena

La atención plena, o mindfulness, implica estar completamente presente en el momento y enfocado en la tarea en cuestión. Practicar la atención plena te ayudará a evitar la tentación de saltar entre tareas y a mejorar tu concentración.

Conclusión

Hoy por hoy, casi todos somos multitarea por defecto. Aunque la configuración del mundo nos facilita esta tendencia, vale la pena que te plantees dejar de serlo.

Dejar de ser multitarea puede ser un desafío, pero los beneficios son innegables. Al centrarnos en una sola tarea a la vez, podemos lograr un enfoque más profundo, una mayor calidad de trabajo, reducción del estrés y ansiedad, toma de decisiones más eficiente y una sensación general de bienestar y armonía.

Si buscas ser verdaderamente productivo y alcanzar tus metas de manera efectiva, dejar de ser multitarea es el camino a seguir. Si necesitas herramientas en el camino, te recomiendo especialmente que le eches un vistazo a mi ebook y al ejercicio de meditación guiada que te comparto aquí abajo: 

Abrazos virtuales,

Firma Selva Ramírez