Ser madre te hace mejor emprendedora

Madre cargando hija

Ser madre es una de las experiencias más maravillosas y gratificantes que podemos tener en la vida.

Si ya tienes hijos, coincidirás conmigo en que es una labor intensa, agotadora y a la vez gratificante y llena de satisfacciones.

Pues hoy se me ha ocurrido que, al igual que cuando emprendes, nadie nos prepara para ser madres/padres. 

Y mira tú por dónde, me he dado cuenta que en este paralelismo, nuestro trabajo de maternar es como hacer un máster en gestión del tiempo, flexibilidad, empatía, resiliencia, creatividad, brazos de pulpo, entre otros muchos «skills» que nos llevamos a la mochila. 

Ya que estamos, te explico mi visión. Quizás opines igual, quizás no: 

    • La gestión del tiempo: Maternar nos obliga a gestionar nuestro tiempo de manera más eficiente. Aprendemos a priorizar nuestras tareas y a hacer malabares entre las demandas de la maternidad y el trabajo. 
    • La capacidad de adaptación: La maternidad nos enseña a ser flexibles y a adaptarnos a situaciones imprevistas y cambiantes. Nos sacamos un «juego» de la manga o una merienda improvisada, siempre que sea necesario. Nuestras circunstancias a menudo pueden cambiar rápidamente. Que levante la mano quién no se ha quedado sin pañales estando fuera de casa 😉
    • La empatía: Como madres/padres, desarrollamos una gran capacidad de empatía hacia nuestros hijos y hacia otras personas en general. Como decía Andrés Eloy Blanco, en su poema Los hijos infinitos, «Cuando se tiene un hijo, se tiene el mundo adentro y el corazón afuera. Y cuando se tienen dos hijos, se tienen todos los hijos de la tierra (…)». 
    • La resiliencia: La maternidad nos enseña a ser fuertes y a superar las dificultades. Esta capacidad de levantarnos una y otra vez, a pesar de haber dormido fatal y comido poco. 
    • La creatividad: Ser madre nos hace ser más creativas y sacar las ideas más impensables para resolver problemas y encontrar soluciones innovadoras. 
    • La capacidad de multitarea: Aunque no soy nada fan de la multitarea como método de trabajo, caigo mucho en ella. Al igual que todas las madres/padres: somos expertas en hacer varias cosas a la vez, hacemos malabares para -intentar- estar al día con las necesidades de los hijos, exigencias del cole, el regalo de fin de curso de la maestra, las extraescolares, las vacaciones, pufff…y de paso, lo compaginamos con la vida de pareja, la profesional, la familiar, la social…y por allá, a lo lejos, con el casi-inaccesible tiempo de calidad con nosotras mismas. Ojito con la atención, aquí te digo un poco más sobre el valor que tiene en nuestras vidas.

En resumen, ¿ser madres o padres nos hace estar un poco locos?

Sí.

Pero también nos da capacidades de superhéroes que – si lo ves bien – son imprescindibles cuando emprendes y en general para la vida.

Así que la próxima vez que te machaques pensando en que eres una mala madre o un mal padre, respira y mira todo lo que has hecho.

Contempla todo lo que sacrificas y logras cada día.

Abraza a tus inseguridades.

… y sobre todo, abraza a tus hijos.

Recursos gratis que espero puedan ayudarte como madre emprendedora:

Te envío un abrazo virtual. Gracias por leerme,

Firma Selva Ramírez